, ,

Consejos sobre lesiones y rehabilitación

 

Lesiones típicas del Rugby

Columna cervical Oseas Lesiones por flexión. Subluxación anterior. Subluxación bilateral facetaria. Fractura por acuñamiento anterior del cuerpo vertebral. Fractura de la apófisis espinosa. Lesiones por flexión-rotación. Luxación facetaria unilateral. Lesiones por extensión-rotación. Fractura del macizo articular. Lesiones por compresión vertical. Fractura de Jefferson: estallido del atlas. Espondilolistesis traumática del axis: por hand-off.

Columna lumbosacra Cartilaginosas Hernia discal. Espondilosis y espondilolistesis de la 5a vértebra lumbar. Fractura por arrancamiento de las apófisis transversas lumbares.

Hombro Oseas Luxación escapulohumeral. Luxación acromioclavicular. Fractura de clavícula.

Mano Oseas Luxaciones interfalángicas. Fractura del 4º y 5º metacarpiano. Lesiones del aparato extensor Tollet finger Boutonniere.

Rodilla Tendinosas Tendinopatías del aparato extensor: tendón cuadricipital – tendón rotuliano. Ligamentarias Esguinces envaro forzado: lesión del ligamento colateral lateral. En valgo forzado: lesión del ligamento colateral medial. Rotatorio: lesión del ligamento cruzado anterior y posterior . Cartilaginosas Lesiones meniscales: medial y/o lateral

Tobillo Ligamentarias Esguinces por supinación: ligamento colateral lateral. Por pronación: ligamento colateral medial (deltoideo). Oseas Fracturas por rotación externa. Por supinación. Por pronación. Por compresión vertical. Tendinosas Tendinopatía Aquiliana.

Pie Oseas Fractura por stress del 2º, 3º ó 4º metatarsiano.Fractura por arrancamiento de la base del 5º metatarsiano: se debe al mismo mecanismo que el esguince externo del tobillo (supinación brusca) con corrección refleja del peroneo lateral corto que provoca el arrancamiento de la inserción.

… SOBRE EL RIESGO DE JUGAR AL RUGBY

El rugby es desde siempre una actividad de huesos rotos. Pero también hay mucha fantasía sobre el tema. Otras prácticas producen más lesiones vertebrales que el deporte de la ovalada.

Para aventar leyendas debe destacarse que, a medida que el rugby evoluciona y se cambia -por tendencias en el juego, por las modas, por potencialización de sus jugadores-, los responsables de las distintas uniones y de la “madre” , la Internacional Rugby Board, dictan normas de juego que tienden a neutralizar los riesgos consecuentes.

Es el rugby uno de los deportes más dinámicos en este sentido: sus reglas no perduran eternamente y se cambian según los momentos que se viven, con retención de las esencias desde ya.
Pero es cierto que, desde hace un tiempo, los muchachos con cuadriplejia -que antes no se veían- comenzaron a aparecer.
No fue un problema exclusivamente argentino.

En 1965, se creó en Nueva Zelanda la Federación de Medicina Deportiva, entidad que condujo a la dirigencia del rugby en ese país a imponer normas preventivas. Esas reglas fueron adoptadas posteriormente por la International Rugby Board y rigen en todo el mundo.
Las investigaciones se habían centrado especialmente en las lesiones en la médula espinal, porque generan las peores consecuencias.
Nueva Zelanda profundizó el estudio entre 1973 y 1978, época en la que se producían nueve casos de este tipo por año.

Los resultados fueron los siguientes:
El 33% de los accidentados fueron causados en scrum, el 31% por un tackle y el 26% en un maul posterior a un tackle.
Con el cambio regional de las reglas sobre el maul posterior a un tackle entre 1980 y 1984 (siempre en Nueva Zelanda), los casos de lesiones medulares se redujeron a cinco por año.
Los porcentajes fueron los siguientes: el 50% de los accidentes se causaron en los scrums, el 33% por tackles y el 13% en mauls posteriores al tackle.

La investigación determinó que en los scrums las lesiones se debían a “las embestidas, por el poder o por la duración de los fijos”
Fue en Nueva Zelanda, también donde, como consecuencia de esas investigaciones médicas, se cambiaron las reglas en la intención por despotencializar el scrum.
Luego de esos cambios, en la temporada 1985, no se produjeron en Nueva Zelanda más casos de parálisis.

En este momento, le toca a Francia el triste privilegio de estar en la cabeza en materia de lesiones medulares en el rugby y le sigue muy de cerca Sudáfrica.
Como se dijo, siempre sobre lesiones vertebrales, la experiencia demuestra que la mayoría se origina en los scrums.

Con los años, el fijo había dejado de ser una simple “forma de reanudar el juego”.
Con un estilo que ya pasó de moda -el de los espacios reducidos-, el scrum tomó entidad propia: los fowards se convirtieron en arietes y el efecto se notó más en los primera línea.
El scrum pasó a ser fundamental básico y consecuentemente, riesgoso.
Ya se dijo que rápidamente, las máximas autoridades del rugby volvieron a tomar el control de la cuestión.

El público no acostumbrado, el padre temeroso, deben saber que ahora existen las siguientes normas, todas tendientes a evitar las lesiones surgidas de los fijos.
Por lo pronto está prohibido el topetazo entre ambos packs: los pilares deben tomarse de los brazos antes de entrar, de manera que no haya “recule” para la embestida. Además, se proscribió la famosa “bajadita” tan aplaudida en su tiempo.

Los ocho fowards deben tomarse entre sí y solo pueden doblar normalmente la cintura. Por supuesto, está penado el derrumbe intencional del scrum. Lo fue por la malicia que implicaba y ahora hay otra razón: los pilares y el hooker caen trabados entre sí, con las espaldas en máxima tensión. También se prohibió el empuje de un pack sobre el otro que importe un desplazamiento de más de un metro. Según los deportólogos, ese empuje era uno de los factores de mayor riesgo para los que retroceden.

En una última decisión por normas que regirán de ahora en más, la International Rugby Board estableció que se penalizará al jugador que, en el scrum, haga fuerza hacia arriba para levantar al adversario.
Lo demás es lógicamente, juego fuerte, pero leal y la inevitable suerte.

Consejos para no lesionarse

Durante cualquier partido de rugby, el cuerpo está expuesto a fuerzas a alta velocidad y frecuencias de carga de una magnitud mayor a la que encuentra en condiciones habituales. Las debilidades que existan con anterioridad, los desequilibrios musculares, una biomecánica deficiente o impedimentos causados por lesiones previas o por fatiga, que podrían derivar en otra lesión.

Las lesiones se pueden clasificar como agudas o crónicas. Las lesiones “agudas” son aquellas que ocurren de manera muy repentina, generalmente debido a una inesperada tacleada brusca dirigida al cuerpo, o una torcedura, o algo similar que desgarre un ligamento o un tendón, o rompe o fracture la estructura ósea. Las lesiones “crónicas”, también conocidas como lesiones por sobrecarga, se desarrollan en un periodo de tiempo que cubre días, semanas e incluso meses, en el que el dolor va aumentando gradualmente.

La prevención de las lesiones se divide en dos, pero ambas siguen los mismos principios de prevención. Éstas son:

Prevención Primaria = prevenir que las lesiones ocurran.
Prevención Secundaria = prevenir que las lesiones vuelvan a ocurrir.

Los principios básicos de la prevención de las lesiones en el rugby son:

Calentamiento adecuado
El calentamiento consiste en que los jugadores realicen actividad física intensa antes de participar en una actividad más extenuante. La literatura científica indica que el calentamiento puede mejorar el desempeño en el rugby, ya que esta actividad juega un importante papel a la hora de reducir el riesgo de lesionarse durante una sesión de entrenamiento o durante un partido.

El propósito del calentamiento es el de aumentar la temperatura corporal y/o muscular. El más usado es el calentamiento general. Esta es una rutina de calentamiento muy común y no es específica del rugby. Se recomienda trotar, correr o hacer cualquier otra actividad que aumente la temperatura muscular, el ritmo cardiaco, el flujo sanguíneo, la temperatura muscular profunda, el ritmo respiratorio, la viscosidad del líquido de las articulaciones y la transpiración.

Un calentamiento específico involucra actividades que son relevantes para un evento. Es decir, la actividad real se lleva a cabo con menor intensidad. Por ejemplo: comience con ejercicios donde se manipule y cruce la pelota, luego incorpore este ejercicio como calentamiento. Esta actividad se puede intercalar con sesiones de estiramiento.

Los calentamientos específicos son efectivos debido a que:
1. Aumentan la temperatura de los músculos que se utilizan durante la actividad
2. Actúan como preparación en actividades que requieren coordinación neuro muscular
3. Forman un ensayo para la actividad real y permiten una preparación psicológica

La intensidad precisa y la duración del calentamiento variarán según el estado físico que presente el jugador de rugby, las condiciones ambientales y el juego.

– Elongación adecuada 
El propósito de la rutina de elongación es mejorar el rango de movimiento de una articulación o de un grupo de éstas. La implementación de un programa de estiramiento decrecerá el riesgo de lesiones, ya que mejora la flexibilidad, lo que reduce las lesiones. Existen tres métodos de elongación que se pueden utilizar:

  1. Elongación estática: comprende elongación lenta hasta el punto de causar incomodidad. En ese punto, el ejercicio se mantiene durante periodos prolongados de tiempo. Entre 30-40 segundos, con 3-4 repeticiones.
    2.Elongación balística: involucra movimientos repetitivos de saltos. Las elongaciones balísticas son efectivas, pero conllevan un mayor riesgo de provocar lesiones.
    3. Facilitación neuromuscular propioceptiva (FNP): todas las elongaciones FNP comprenden una combinación de contracción y relajación de músculos antagonistas, generalmente con una fase de contracción de 10 segundos, seguida por una fase de relajación de 10 segundos. Las técnicas de elongación FNP son más efectivas que la balística o la estática, pero la desventaja es que se necesita un compañero para llevar a cabo esta técnica. Aunque siempre vale la pena llevarla a cabo.

Guías para elongar:
El programa óptimo para elongar debiera consistir en 3-4 sesiones diarias de elongación (resultan en un rango de movimiento mayor entre 7 ó 9 días después de haber comenzado el programa). La elongación estática se debe mantener durante aproximadamente 30 segundos.

Entrenamiento adecuado
Comprende entrenamiento de resistencia, intervalos de alta intensidad, reforzamiento de los músculos, flexibilidad, agilidad, entrenamiento de habilidad visual y entrenamiento en campo. (Para entender más el entrenamiento específico del rugby, refiérase al artículo de periodización sobre este tema).

Recuperación adecuada 
La recuperación adecuada después del entrenamiento duro y de la competencia es esencial
si se quieren prevenir lesiones. Esto se logra con un periodo de relajación posterior al ejercicio, masajes, suficiente descanso y sueño, relajación psicológica y nutrición óptima durante el periodo posterior al ejercicio.

Preparación psicológica adecuada 
La prevención de las lesiones causadas por deportes se puede alcanzar haciendo que el jugador no esté ni sobre preparado ni falto de preparación.

La preparación excesiva puede llevar a una pérdida de concentración, lo que puede predisponer al jugador de rugby a lesiones. Lo que es más, un atleta excesivamente preparado podría ignorar una lesión menor pero importante, o dejar de lado la nutrición óptima durante su desempeño, lo que podría llevar a lesiones mayores. La falta de preparación, por otra parte, podría llevar a un descenso en la concentración durante el calentamiento y el estiramiento, o el jugador de rugby podría reaccionar y tomar decisiones de manera más lenta que normalmente, lo que aumenta el riesgo de lesiones. Si siente que se encuentra mal preparado mentalmente, es importante que considere ponerse en contacto con un psicólogo deportivo.

Nutrición adecuada 
La nutrición óptima anterior y posterior a un evento atlético no sólo aseguran un desempeño y una recuperación óptima, sino que además ayuda a prevenir lesiones. La mala nutrición puede llevar indirectamente a una lesión, debido al hecho de que los jugadores de rugby no pueden recuperarse del juego.

La ingesta adecuada de proteínas, carbohidratos, lípidos, agua, calcio, vitaminas, antioxidantes y otros micronutrientes debiera ser parte de la necesidad particular de cada jugador con respecto al juego, para alcanzar un alto desempeño y ayudar a la prevención de lesiones. La prevención de las lesiones no se debe tomar a la ligera. Es muy importante encontrarse totalmente preparado para todas las presiones físicas y mentales a las que se someten todos los jugadores de rugby. Cualquier debilidad deja al jugador con riesgo de lesionarse. La preparación es la clave para una sesión libre de lesiones.

¿Qué hacer si se lesiona?
Un simple método que puede seguir en el caso de lesionarse es el principio P.D.H.C.E.
Esto quiere decir:
Protección
Descanso
Hielo
Compresión
Elevación

Este principio se aplica para reducir el sangramiento y la hinchazón.

Protección:
– El área lesionada debiera ser protegida de lesiones adicionales, aplicando las tablillas, almohadillas o vendajes adecuados
– Use muletas si es necesario y no se cargue en el área lesionada

Descanso (actividad restringida)
– El descanso implica que descanse la parte lesionada y no todo el cuerpo
– Reducir el estrés que ha caído sobre el área lesionada

Hielo:
– El hielo actúa como analgésico (calmante)
– Promueve la vasoconstricción, lo que reduce el sangramiento y el edema (hinchazón)
– Se usa durante al menos 72 horas después de producirse una lesión aguda y durante cualquier periodo de tiempo, mientras la hinchazón sea visible
– Aplicar durante aproximadamente 15 minutos. Si se deja durante demasiado tiempo, se puede quemar la piel
– El hielo se debe aplicar varias veces al día
– El hielo no se debe aplicar directamente sobre la piel
– Los vegetales congelados envasados funcionan como una excelente bolsa de hielo y se pueden moldear al área lesionada
– El hielo debe comprimirse contra el área lesionada

Compresión:
– Controla la hinchazón inicial
– Reduce mecánicamente la cantidad de espacio intracelular en el que puede ocurrir la hinchazón
– Una venda elástica o ajustable puede servir como compresor para el área lesionada
– Se puede dejar puesta durante 72 horas continuas, siempre que no estén demasiado apretadas
– Si se produce dolor debido a la hinchazón, la venda debe mantenerse suelta (asegúrese de que la circulación adecuada continúe llegando a las otras áreas del cuerpo)

Elevación:
– El área lesionada debe elevarse, esto ayuda a drenar el exceso de inflamación del sitio lesionado
– Mientras más se eleve el área, más efectivamente se reducirá la hinchazón
– Durante las primeras 72 horas, la elevación debe ser lo mayor posible
– La elevación también se puede efectuar mientras la persona duerme, al poner el pie sobre una almohada o elevando un poco la cama

Un factor importante que se debe recordar es que ante cualquier lesión que persista por más de 24 horas se debe consultar a una persona calificada, un doctor, un fisioterapeuta o un kinesiólogo. Recuerde que antes de que un jugador vuelva a practicar rugby, debe recuperarse totalmente y rehabilitarse de cualquier lesión.

 

 

 

fuente:rugbydecuyo

¿Qué opinas?

0 points
Upvote Downvote

Total votes: 0

Upvotes: 0

Upvotes percentage: 0.000000%

Downvotes: 0

Downvotes percentage: 0.000000%