El rugbier que merece un título

Hace unos días hice una prueba y busqué en nuestra enciclopedia más completa (Google) títulos de noticias con la palabra rugbier. El resultado no me sorprendió, para nada.

Los que merecían ser destacados en los medios de nuestro país como rugbiers eran un joven uruguayo que golpeó violentamente a otro en una fiesta y los integrantes de un grupo del club Universitario de La Plata que fueron denunciados, y sancionados, por viralizar imágenes íntimas de chicas sin su consentimiento. Esto motivó una aclaración del club platense.

https://www.instagram.com/p/B7bOb0CHHKh/

Hace pocas horas nos enteramos de que se detuvo a diez jugadores juveniles de Zárate por el asesinato de un joven de 19 años ocurrido en Villa Gessell.

Todos hechos son absolutamente repudiables, deben tener la sanción que se merezcan tanto en la justicia como en las instituciones deportivas a las que pertenecen y no es mi intención entrar en la eterna discusión de si está bien o no considerar como rugbier a cualquiera que haya entrado alguna vez a una cancha y de porque algunos piensan que ante otros hechos violentos o negativos no se resalta de la misma manera cual es el deporte que practica o la actividad que realiza el acusado en cuestión.

Lamentablemente para los que amamos este juego tenemos que hacernos cargo de lo malo como de lo bueno. Por eso seguí buscando en los medios y encontré otra noticia, destacada por cierto, que señalaba que alguien había corrido la Ruta 40 de punta a punta, desde La Quiaca en Jujuy hasta Cabo Vìrgenes en Santa Cruz, en 136 días.

https://www.instagram.com/p/B2Fn1WlAx9c/

La hazaña de estos 5.093 km. fue resaltada en varios medios y además del desafío físico, el protagonista, junto a las Fundaciones Ruta 40 & Racing Solidario, fue visitando diferentes escuelas llevando un mensaje de unidad, esfuerzo y educación, además de comida y útiles escolares.

https://www.instagram.com/p/B2sWplVgp2Y/

Lo que en varios casos, la mayoría, no mereció un lugar en el título de la noticia es que esta especie de Forrest Gump argentino, de 40 años, es un rugbier.

“Lo único imposible es aquello que no intentas”

Martín Rospide fue un destacado pilar de la camada 79 del San Isidro Club (muy buen equipo, por cierto), como él mismo destaca en la web de esta Experiencia en la Ruta 40: “Desde muy chico el deporte significó una parte muy importante de mi vida. Siendo el menor de 4 hermanos, el deporte a modo de juego y con amigos siempre fue sinónimo de buenos momentos y una pelota siempre era una buena manera de descargar energía. Mas de grande, asumiendo los compromisos con un equipo y tomándolo mas responsablemente y planteándome objetivos me involucre mucho con el rugby, el cual llegué a jugar hasta pasados mis 30´s en el SIC y en algunos seleccionados. Fue también gracias al rugby que conocí a la gran mayoría de mis amigos de hoy en día“.

https://www.instagram.com/p/B5ct5FcAbwA/

Otros rugbiers, menos conocidos, que formaron parte de este proyecto estuvieron entre los 28 amigos que a lo largo de los 136 días fueron fundamentales en el apoyo de Rospo quien en la web, antes de iniciar el camino destacó: “esos amigos del rugby hoy serán otro tipo de equipo para mi, hoy empujarán distinto pero seguimos empujando juntos“.

https://www.instagram.com/p/B7a0MaRAfEI/

En la cuenta de Instagram @experienciaenlar40 está muy bien reflejado lo que pasó desde el 1 de septiembre de 2019 hasta el 14 de enero de 2020 pero el objetivo de esta nota era solo expresar que Martín Rospide y sus amigos, también merecen el título de rugbiers.