Jero De la Fuente: “Nos propusimos juzgarnos como equipo a través de la defensa”

Eden Park, ese espacio de periodismo colaborativo del que Rugby.com.ar forma parte, llegó a twitch y se transformó en #EdenParkArg con transmisión en vivo los viernes a las 19 y esta vez con un invitado de lujo: Jerónimo De la Fuente.

Conectado desde Duendes, como para no perder su costumbre y ratificar el sentido de pertenencia que caracteriza al club verdinegro, el rosarino tuvo un extenso diálogo con el panel que compartimos con Eugenio Astesiano (Hablemos de Rugby), Martín Quetglas (Córdoba XV) y Lichi Olearo (El Ciudadano de Rosario). Ausente con aviso fue Fede Espósito (La Gaceta de Tucumán).

Para ver el programa completo en twitch hacé click acá.

La entrevista a Jero De la Fuente

El 2020: “Fue un año raro para todo el mundo. Se terminó Jaguares que era algo que disfrutábamos mucho y en un torneo en el que nos estábamos sintiendo muy bien, también hubo partidos con Los Pumas que no se jugaron, un Rugby Championship más corto. Pero después te ponés a pensar en como fue el Tri Nations, que perdiste un solo partido, le ganaste por primera vez a los All Blacks, empataste dos veces con Australia y fue muy positivo, aunque el año, obviamente, fue muy raro”.

Jaguares: “Es difícil pero yo creo que si se pudo hacer una vez se puede volver a hacer. Confiamos en que el tiempo acomode todo y que la UAR vuelva a tener una franquicia en el alto nivel. Y después, si los jugadores más viejos nos vamos a Europa vendrán otras camadas que ya se están viendo. El rugby argentino siempre saca buenos jugadores y será cuestión de apostar otra vez y generar lo que generó Jaguares, que en cuatro años llegamos a jugar una final. Habrá que pasar otra vez por ese proceso y los resultados van a venir”.

De la Fuente jugó solo 3 partidos con Jaguares en 2020.

La disputa por el puesto con Chocobares: “Siempre es lindo tener competencia y saber que no te podés relajar. Igualmente cuando yo me lesiono parecía que me quedaba afuera de los cuatro partidos y allí me propuse ayudar mucho a Juanchi (Juan Cruz) Mallía, Choco (Santiago Chocobares) y los más jóvenes que iban a tener su oportunidad. Eso me hizo crecer como jugador y preparar mi cabeza para jugar. Me ayudó mucho que los chicos estaban en un muy buen nivel porque me hizo redoblar esfuerzos. Después, es lo mismo que con cualquier otro jugador, por más que sea de mi club a la hora de competir por el puesto se compite al 100%. Antes de jugar con los All Blacks le dije que se enfoque en la defensa porque después en ataque lo iba a solucionar porque es un gran jugador y si bien no tuvimos mucho la pelota creo que se destacó en todo. Le dije que juegue tranquilo, que no tenía nada que demostrar, que por algo estaba en el equipo y todos teníamos plena confianza en él”.

Orgullo verdinegro: Boffelli, De la Fuente y Chocobares.

La convivencia de un plantel de 45 jugadores: “Era todo un tema pero si algo tiene éste grupo es que disfruta de estar junto, más allá de a quién le toque entrar a la cancha. Sabíamos que iban a haber 23 jugadores que entraban a la cancha pero los que ganan el partido durante la semana son los que quedan afuera. Me tocó estar más del lado de afuera que adentro y vos sabés que tenés que jugar tu partido en la semana para ayudar al equipo. Imaginate que teníamos 15 enfrente y otros 15 afuera que todo el tiempo mantenían la energía muy alta y competían por un puesto. Hubo caras largas porque todos queremos jugar y pasamos mucho tiempo fuera de casa, pero jamás hubo un problema y eso es lo positivo. Tenemos un grupo muy unido, que ya lo teníamos en Jaguares pero se sumaron muchísimos chicos nuevos que fueron el motor del equipo con una energía tremenda”.

Te puede interesar: Los Pumas y un empate para cerrar bien la semana más difícil

La defensa: “Desde principios de año, antes de la pandemia, nos empezamos a juntar con un grupo de líderes, por así llamarlo, en la que nos propusimos juzgarnos como equipo a través de la defensa. Eso fue lo que se vio adentro de la cancha. Después teníamos poco tiempo para preparar los partidos y aceitar el sistema, si apostábamos a las dos partes íbamos a quedar a medias en todo. Creo que apostamos a la defensa y nos empezamos a juzgar por si tackleamos o no, por si nos esforzamos por el equipo, más que nada porque sabemos que si tenés una buena defensa vas a arriesgar en ataque porque sabés que si perdés la pelota no hay problema y vas a defender las fases que sean necesarias. Es verdad que estamos en deuda con el ataque pero Los Pumas dieron un paso adelante con la defensa que toda la vida fue algo característico. Eso nos deja tranquilos pero fue un trabajo de mucho tiempo y de mucha autoexigencia para poder exigirle al de al lado”.

De Japón 2019 al Tri Nations 2020: “Como siempre se dice, de los errores se aprende. Pos Mundial, en diciembre, ya estábamos con reuniones grupales, siendo muy autocríticos y analizando todo lo que pasó para que no vuelva a pasar. Por eso empezamos a juzgarnos por la defensa y cuando un equipo se tiene confianza se ve lo que se vio en esta gira. Creo que al Mundial no fuimos con esa mentalidad, fueron distintos tiempos, distintos jugadores. Obviamente que hoy, con el diario del lunes, te digo que si íbamos así al Mundial llegábamos a la final, pero yo creo que todo es aprendizaje, como nos enseño el gran Leguizamón (Juan Manuel), hay que tener paciencia y seguir laburando. Le tengo mucha fe a lo que puede lograr este equipo y estoy muy ansioso de que nos volvamos a juntar”.

Jero solo pudo jugar dos partidos en el Tri Nations.

Michael Cheika: “Fue un gran incentivo para nosotros, más que nada por la mentalidad que tiene. Mario (Ledesma) se reía y nos decía ‘todo lo que les estoy diciendo es lo mismo que está diciendo él pero en inglés’. Pero la verdad es que creo que nos trajo la confianza que nos faltaba porque el primer día dijo ‘quiero ser parte del primer equipo de Los Pumas que le gane a los All Blacks’. Ahí nosotros nos miramos y dijimos ‘bueno, vamos’. Después empezó a dar su visión sobre distintos puntos en los que nosotros podemos ser más fuertes que los demás, trajo un poco de frescura y el equipo lo tomó muy bien. Uno siempre quiere saber que ven de Los Pumas los entrenadores del nivel de Cheika y nos trajo una linda visión del respeto que nos tienen”.

All Blacks y Wallabies: “Lo primero que vi es que eran aviones dentro de la cancha y pensé ‘¿vamos a jugar contra estos?’ pero después llegamos bastante bien preparados y se vio en los resultados. Son dos equipos que le meten mucha dinámica, con Nueva Zelanda un pasito adelante en lo que respecta a su torneo, como que se notaba que la pandemia no los afectó. En los primeros partidos entre ellos creo que eso se notó pero a medida que fueron pasando los partidos Australia mejoró. Sabíamos que los dos equipos nos iban a venir a buscar con su dinámica, sabiendo que llevábamos 8 meses sin jugar y otra vez queda claro porque le dimos tanta importancia a la defensa”.

El tackle arriba: “Arrancamos con eso en Uruguay o antes, lo trabajamos mucho con Corcho (Juan) Fernández Lobbe que estuvo a cargo de la defensa y cuando nos juntamos con Cheika el trajo muchos secretos del rugby league. Sabíamos que íbamos a necesitar tiempo para reorganizarnos en defensa y tenemos forwards muy fuertes que nos iban a ayudar a ganar esos segundos en la defensa, que era el objetivo principal. Además, con ese tipo de tackles podés recuperar la pelota si se forma un maul y evitás cometer penales por ir a pescar. Pienso que fue algo que los otros equipos no esperaban de nosotros y en lo que nos sentimos cómodos”.

Las variantes en defensa:Defender mucho te cansa pero psicológicamente lo siente más el rival porque ve que no puede entrar por ningún lado y empieza a patear. Creo que eso se vio un poco en los últimos dos partidos. Esa batalla psicológica genera buenos resultados y tener 13 jugadores en la línea hace que haya pocos espacios, lo que le genera dudas al apertura rival. Nosotros le llamábamos ‘atacar al ataque’ porque no queríamos defender sino atacar sin la pelota. Después los cambios en el sistema fueron algo nuevo para nosotros y dieron resultado. Es claro que si tenés más tiempo para mejorar el ataque obviamente vas a defender menos tiempo porque vas a tener más la pelota.

“Prefiero jugar con la pelota pero también es divertido cuando ves a los animalitos de los forwards o a algunos tres cuartos meter los tackles que meten. Es algo que contagia y te llena de energía”.

El brazalete negro y el criticado homenaje de Los Pumas a Maradona.

De la victoria histórica a la dura derrota ante los All Blacks: “En el primer partido no sabíamos bien como estábamos porque solo habíamos jugado un par de amistosos y en el segundo en lo anímico estábamos bárbaro. Si bien fue un equipo de Los Pumas con bastantes cambios no se a que atribuirle la diferencia por la que perdimos. Si puedo decir que se encontraron con dos tries muy fáciles pero nuestro ataque no fue el que nos hubiese gustado y contra Nueva Zelanda no podés defender durante tanto tiempo. De todos modos, no me quitó el sueño ese partido porque sabíamos como iban a venir ellos por como fue el pos partido con Argentina y como los criticaron. Tampoco quiero decir que entregamos el partido porque no fue así, de hecho estábamos en una posición inmejorable en el torneo. Simplemente hay veces que no se da, Nueva Zelanda es el mejor equipo del mundo y es difícil mantener el nivel durante cuatro partidos seguidos”.

Los centros con más tests en Los Pumas

  • Jerónimo De la Fuente 56
  • Lisandro Arbizu 52 (86)
  • Marcelo Loffreda 50
  • Felipe Contepomi 49 (87)
  • Diego Cuesta Silva 44 (65)
  • Matías Orlando 40 (47)
  • Gonzalo Tiesi 37
  • Marcelo Bosch 36 (39)
  • Eduardo Simone 36
  • José Orengo 36
  • Manuel Contepomi 29 (38)
  • Fabián Turnes 27 (29)
  • Matías Moroni 26 (47)
  • Rafael Madero 26 (44)
  • Alejandro Travaglini 25 (27)
  • Arturo Rodríguez Jurado 19 (24)
  • Juan Hernández 18 (74)
  • Santiago Mesón 11 (34)

(*) Es el total de partidos jugados pero los demás fueron en otro puesto.

La capitanía: “Fue una semana difícil. Yo estaba con Pablo (Matera) y algunos jugadores bancando el momento y me puse a hablar con Mario (Ledesma) y Nico Fernández Miranda sobre como encarar los días que nos quedaban antes del partido y me dijeron que estaban pensando en darme la capitanía. En ese momento no le presté mucha atención porque yo pensaba que el capitán es Pablo y en mi cabeza estaba entrar a la cancha con Pablo al lado. Después él vino y me dijo ‘no puedo estar más contento de que seas el capitán’. Ahí me di cuenta que tenía que redoblar mi esfuerzo y mi función para meterle energía al equipo porque nos quedaban dos días para el partido. Fue una alegría enorme pero con sensaciones encontradas de saber que no íbamos a contar con tres jugadores muy importantes. Era difícil la situación pero después, más tranquilo, me puse contento e imaginé lo contenta que debía estar mi familia y mi club y traté de disfrutarlo por ese lado”.

Ser capitán fue una mezcla de sensaciones para el rosarino.

La semana más difícil: “Una vez que terminó el partido lo disfruté, aunque me quedó ese sabor amargo del empate. Podríamos haber ganado como podríamos haber perdido pero cuando terminó dije ‘guau, que semana sacamos adelante’“.

“Fue una semana durísima y sacarle un empate a Australia, en Australia, fue terminar bien la gira. Pero la verdad, durante el partido mucho no disfruté porque sentía esa necesidad de ganar, más que nada para el equipo porque nos lo merecíamos”.

Ganarle a los tres grandes del Hemisferio Sur: “No lo había pensado. El día a día es bastante rápido y quizás ahora que es fin de año te ponés a pensar en esas cosas pero apenas llegué me puse a pensar en el poco tiempo que tengo para hacer los bolsos e irme a Francia. Quizás en otro momento llegás al club y empezás a darte cuenta que estuviste en esos partidos tan importantes”.

Perpignan: “Me voy siendo un jugador bastante más experimentado que cuando arranque en Jaguares y sobre todo con muchas ganas. Es un gran desafío por lo que significa ir a un gran club, que tiene grandes objetivos y ojalá que podamos ascender al Top 14, pero también es un desafío mantener el nivel para poder seguir estando en Los Pumas”.

De la Fuente tendrá su primera experiencia en el exterior.

El sentido de pertenencia: “Creo que con el tiempo en Jaguares empezamos a sentir esa pertenencia que teníamos en nuestros clubes y eso es lo que voy a ir a buscar a Perpignan, porque lo necesito para demostrar todo lo que puedo dar. Quizás me tomé un tiempo porque es otra cultura pero es uno de mis objetivos: sentirme parte del club para dar lo mejor de mi como jugador. Me llevo algunas remeras de Duendes pero le tiro un palito al Negro Ochova porque estoy sin ropa del club”.

Su nuevo equipo: “Estuve hablando con algunos jugadores porque el capitán es amigo del Dogo (Andrés) Bordoy, está el Flaco Rimas (Rimas Álvarez), Carlos Vela es el médico, que es de Córdoba. Se que es un equipo muy importante en Francia, conozco su historia, tiene el objetivo de ascender, mantenerse y ser protagonista en el Top 14. Está bueno tener ese Norte”.

Jordan Petaia: “Es un gran jugador. Tiene todo, porque es grande, pasa bien, es fuerte en el contacto y lo más importante es que tiene 21 años y tiene mucho tiempo para seguir creciendo, al igual que muchos jugadores de Los Pumas. Creo que tuvo sus mejores partidos contra Nueva Zelanda porque contra Los Pumas Tosti (Matías) Orlando, Choco (Santiago Chocobares) o yo cuando me tocó jugar lo tuvimos bajo control”.

Entre Boffelli y Orlando detienen a Petaia.

Los rivales: “Uno sabe a que jugador agrandan o a que jugador no. Hay veces que el periodismo los infla un poco para generar noticias pero obviamente cuando hablan de alguien es porque algo tiene. Las redes son las redes y lo aprendimos más que nunca en estos días, no hay que darle tanta bolilla y concentrarse en lo que hay que hacer. Por ejemplo, Clarke (Caleb) en el primer partido contra Los Pumas prácticamente no hizo nada. Si me sorprendió el físico y la polenta que tiene pero sabíamos que era un jugador muy peligroso y le metimos más presión de lo común”.

Juan Imhoff: “Era un chico con juguete nuevo. Tenía una energía que necesitaba descargar dentro del equipo después de mucho tiempo en el que no estuvo y todo el mundo sabe las ganas que tenía de volver al seleccionado. Estaba a full todos los días, era el primer en llegar y el último en irse, en la cancha o en el gimnasio. Fue una gran incorporación para meterle energía al equipo y en lo personal me pone muy contento porque soy muy amigo hace mucho tiempo y se lo que el necesitaba estar en Los Pumas”.

La camiseta negra con el 10 en la manga quedó bien guardada.

La camiseta con la que fue capitán: “La tengo guardada. No soy mucho de cambiar, salvo que sea un partido especial con el jugador de enfrente. Sobre todo para agregarle sentido y no cambiarla porque si. Además, la camiseta de Los Pumas para mi es la más linda y lo que siempre quise, por eso guardo la mayoría”.